Foro para dar un pensamiento critico de temas de importancia mundial
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 los delfines

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Esther Magali Lozano Ruiz



Mensajes : 59
Puntos : 141
Reputación : -1
Fecha de inscripción : 12/05/2010

MensajeTema: los delfines   Lun Jun 28, 2010 7:15 pm

El Delfín.

Es un mamífero acuático estrechamente relacionado a las ballenas. Estos poderosos nadadores pueden ser encontrados en todos los mares. Hay aproximadamente 32 especies de delfines, como el delfín nariz de botella, quienes aparecen a menudo en mares abiertos en las estelas marcadas por embarcaciones a motor.


Anteriormente, se cazaban delfines con fines comerciales, sobre todo para extraer pequeñas cantidades de un valioso aceite que servía para lubricar los mecanismos de relojes de cuerda. Se han encontrado aceites más baratos ahora de otras fuentes, y ya no se cazan delfines por esta razón. Muchos delfines, sin embargo, quedan atrapados accidentalmente en redes usadas para pescar atún, ahogándose. Bajo la presión de los activistas y consumidores de Estados Unidos, los envasadores del atún domésticos e internacionales se han negado a aceptar embarques de flotas de pesca que no protegen delfines. La preocupación también se ha expresado sobre el tratamiento de delfines en despliegue en acuarios públicos y en programas como "nade con los delfines".

El Acto de la Protección del Mamífero Marino de 1972, enmendado en 1988 y 1992, fue redactado para prevenir explotación de delfines y los animales acuáticos relacionados.




Los delfines, en su comida diaria ingieren una cantidad de comida equivalente a un tercio de su peso, siendo sus gustos principalmente dirigidos a peces y calamares a los cuales siguen en bancos de distintos tamaños. Los delfines son extraordinariamente aerodinámicos y pueden mantener velocidades de hasta 30 Km./h, hasta un máximo de 40 Km./h. Sus pulmones que se adaptan rápidamente para resistirse a los problemas físicos generados por cambios de presión, lo cual les permite que buceen a profundidades de más de 300 m.


Debido a la habilidad de los delfines para aprender y realizar tareas complejas en cautividad, sus comunicaciones continuas entre ellos, y su habilidad, a través de entrenamiento, hacen que generen sonidos aproximados a los usados en palabras humanas, por lo que algunos investigadores han sugerido que estos animales pudieran ser capaces de aprender un verdadero idioma y para comunicarse con humanos.


Clasificación científica: Los delfines pertenecen al suborden Odontoceti del orden Cetáceo. El delfín nariz de botella es clasificado como truncatus de Tursiops y el delfín común como delphis de Delphinus.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ermis caruajulca

avatar

Mensajes : 75
Puntos : 153
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/05/2010
Edad : 24
Localización : Bambamarca - Cajamarca/Perú

MensajeTema: Re: los delfines   Miér Jun 30, 2010 1:12 pm

HOLA BUENO LOS DELFINES DEBERIAN DE SER PROTEGIDOS POR LOS MULTIPLES MALTRATOS QUE SE DAN Y PORQUEESTA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hi5.com/friend/profile/displaySameProfile.do?userid=37850
flor



Mensajes : 10
Puntos : 27
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 24

MensajeTema: comentarios   Miér Jul 07, 2010 5:19 pm

DELFINES

Los sistemas de comunicación

Todos los animales de una misma especie, aún los más elementales, se comunican entre sí. Las señales que emiten son reconocidas por sus congéneres. En los animales sociales dotados de un alto psiquismo, como los cetáceos, estos mensajes son múltiples.

En el caso de los delfines los más importantes son los de naturaleza táctil (toqueteos, caricias, en especial amorosas), visual (posiciones, saltos) y, por supuesto, auditiva. Por el contrario los cetáceos no tienen prácticamente olfato: sus conductos respiratorios poseen muy pocas células sensoriales, y los lóbulos olfativos de su cerebro están atrofiados.

Los mensajes sonoros, por su parte, están tan individualizados, son tan regulares, tan divididos en secuencias con preguntas y respuestas, que no podemos sino definirlos como lenguaje. Los delfines emiten sonidos infinitamente variados (silbidos, ronquidos, gruñidos, tintineos, tamborileos, etc.), utilizan para ello su faringe, pero las ondas sonoras que utilizan son amplificadas por los tejidos adiposos de su cabeza. Elaboran sonidos de una frecuencia comprendida entre 100 y 150.000 hercios (el hombre sólo percibe los que se sitúan entre 100 y 15.000 hercios).

Reciben los ecos de estas emisiones por un orificio auditivo minúsculo, cuya impermeabilidad durante las inmersiones está asegurada por un grueso tapón de cerumen. Éste conduce, sin embargo, perfectamente las ondas mecánicas, ya que los animales están dotados de un oído prodigioso.

Los sonidos emitidos por los delfines les sirven tanto para dirigirse como para intercambiar mensajes. Cuando el delfín quiere orientarse en aguas turbias o durante la noche, empieza por emitir sonidos de frecuencia baja, cuyos ecos le dan una idea del panorama general en el que va a evolucionar.

Posteriormente, balancea la cabeza de un lado a otro, produciendo sonidos de frecuencias más alta, esto significa que intenta encontrar los obstáculos de dimensiones más pequeñas. La exactitud de este sonar sorprende todavía a los especialistas: los delfines son capaces de detectar incluso a varios metros de distancia un hilo de cobre que no exceda los 0,2 milímetros de diámetro.

Los delfines necesitan comunicarse entre sí. Son muy capaces de imitar un gran número de sonidos que no acostumbran emitir. Los pequeños de esta especie aprenden verosímilmente la lengua. Reciben consignas por parte de los adultos, que comprenden, memorizan y aplican. Los adultos saben informarse entre sí acerca de la proximidad del peligro y sobre las tácticas apropiadas para enfrentarlo.
No existen pruebas definitivas de que los delfines hablen tan claramente como los humanos, pero hay numerosas hipótesis. Después de todo, para traducir el lenguaje del delfín al lenguaje humano tendríamos que poseer claves, de las que no disponemos hoy y probablemente nunca.

La Vida Social

Los delfines son animales eminentemente sociales; privados de la compañía de sus semejantes languidecen. Un joven delfín retirado de su madre y del rebaño no adquiere el lenguaje ni el conocimiento de su especie. Es incapaz de sobrevivir en libertad.

El rebaño típico se compone de varias hembras maduras acompañadas por su cría del año, de un cierto número de jóvenes inmaduros de ambos sexos y de uno o varios machos dominantes. Los jóvenes machos sexualmente maduros son, por lo general, apartados de la gran familia y se reúnen en grupos antes de probar su suerte individualmente e intentar imponerse como productores de un rebaño familiar junto con otro macho dominante.
La vida en grupo tiene muchas ventajas.Una de ellas es que permite asegurar la defensa colectiva de los individuo, en especial la de los jóvenes. Los principales enemigos de los delfines son los tiburones. Estos atacan a las crías, a los enfermos o a los heridos. Cuando aparecen los escualos, los delfines del grupo les hacen frente: los atacan con ferocidad dándoles con todas sus fuerzas cabezazos en el hígado. Los tiburones ganan fácilmente la partida de un delfín aislado y debilitado; pero se arriesgan contra una banda de cetáceos organizada.

La vida en sociedad facilita también la búsqueda y la captura de las presas. Los delfines que encuentran un banco de peces lo rodean inmediatamente, de manera que puedan devorar el mayor número posible. Los cetáceos tienen una perfecta técnica de caza, saben conducir a sus futuras victimas a estrechas bahías donde se ven atrapadas.

La vida en grupo proporciona, además, ocasiones de intercambio de frases, de informarse mutuamente de la situación, de pedir asistencia a los otros miembros del grupo en caso de enfermedad; como cuando un delfín viejo o herido será sostenido en la superficie por otros dos para que respire sin cansarse, etc.

Se sabe desde hace tiempo que estos animales no temen demasiado al hombre y , aún más, que buscan su compañía. El delfín, amistoso de por sí, llega a caer en una entrañable inocencia, que le cuesta la muerte por millares a manos.

La familiaridad de los delfines con la especie humana es un hecho real. Cuando algún hombre se halla en peligro o herido, no dudan en ayudarlo, como se ha comprobado en múltiples ocasiones.

En su relación con el hombre, son legendarias las historias de delfines que socorren a nadadores en apuros o que ayudan a atraer los cardúmenes hacia sus redes.




Los juegos

Como los demás cetáceos, los delfines no tienen grandes dificultades en encontrar alimento: el resto del tiempo lo dedican a gozar de la vida. Los juegos tienen para ellos una gran importancia.

Los delfines no cesan de inventar nuevos juegos. Hacen surf sobre las olas (así como sobre las olas de la proa de los barcos). Se persiguen, se tocan, ejecutan números de acrobacia submarina, todo esto lo hacen sólo por el placer del ejercicio. Realizan saltos por encima de la superficie. Su velocidad de natación es tal que sacan la totalidad de su cuerpo del agua, antes de dejarse caer con una gran salpicadura.

A los delfines también les gusta jugar en cautividad. Estos animales no se dejan domar, como otros animales de circo. Los juegos de pelota, saltos a través de aros, etc., que ejecutan para regocijo de los espectadores, los realizan por propio placer. Pero todos los delfines no demuestran la misma atención a los mismos juegos.
Los delfines mulares son particularmente propensos al juego, así como los comunes y los de flancos oscuros del Atlántico Sur. Las orcas (los mayores y más inteligentes de todos los delfines) son también muy juguetonas. Pero los intentos por interesar a una inia del Amazonas a jugar con una pelota resultarían vanos. Esto sucede simplemente porque no tienen los mismos intereses ni la misma manera de llenar sus momentos de ocio.

La Familia

Las hembras de delfín son sexualmente maduras a los 4-5 años, mientras que los machos, aunque son fisiológicamente maduros a la misma edad, no cuentan con grandes posibilidades de lograr descendencia antes de los doce o trece años. Es entonces cuando se hacen los bastante fuetes para desafiar a los dominantes de un rebaño y obtener un puesto junto a ellos.

La gestación dura alrededor de catorce meses. Los partos tienen lugar generalmente en primavera. Las madres dan a luz en el agua, pero escogen regiones tranquilas del océano. Se alejan un poco del rebaño, aunque son ayudadas durante el parto por otras hembras (las tías).

Al menor peligro los machos acuden para defender a la madre y al recién nacido. Este sale del vientre de su progenitora con la cola por delante. La mayoría de las veces alcanza la superficie por sus propios medios para tomar la primera bocanada de aire.






Poco después, la madre lo amamanta con dos ubres retráctiles situadas a ambos lados del canal vaginal. En cuanto lacría acerca la boca a las mamas, la madre expulsa un potente chorro de leche. Esta leche, muy nutritiva, se compone sobre todo de materia grasa (contiene ocho veces más proteínas que la leche humana). Con este régimen alimenticio, el pequeño crece rápidamente.
Las madres se ocupan de las crías con gran cuidado; le enseñan a perfeccionar su natación y a buscar el alimento; les hablan sin cesar, y ellos contestan. Por supuesto los defienden de sus depredadores. Cuando, por desgracia, mueren sólo abandonan su cadáver poco después de su fallecimiento; algunas parecen estar desesperadas; permanecen día y noche junto al pequeño cuerpo, como si se hubieran vuelto locas. Esta conciencia de la muerte hace a los delfines nuestros semejantes.

Las conversaciones que las madres mantienen con sus hijos son particularmente animadas; los tintineos, los silbidos, los gruñidos, etc., se encadenan a gran velocidad y se tiene realmente la impresión de un diálogo. Además, los mensajes que se intercambian así son realmente operacionales.

La Inteligencia


El delfín tiene muchas facultades que hacen pensar al hombre en que éste posee alguna forma de inteligencia. Se ha intentado reunir pruebas objetivas de las verdaderas facultades intelectuales de los delfines.

Una de las facultades del delfín es la de adaptarse exitosamente a nuevas situaciones. De ser así, es un sabio, pues logró poblar el 71 por ciento del planeta (es decir, todos los océanos).


Otra de sus facultades es su habilidad de comunicarse con su especie, como visto anteriormente.

El peso bruto del cerebro no constituye por si mismo un indicio; por el contrario, su peso relativo comparado al total del cuerpo representa un elemento importante. Desde este punto de vista, el índice cerebral de los delfines es netamente superior al de, por ejemplo, un chimpancé, y comparable al del humano. No sólo resulta elevado el peso relativo del cerebro de los delfines, sino que su encéfalo posee circunvoluciones muy numerosas, al igual que el nuestro; el neocórtex, sede de la inteligencia y de los comportamientos superiores, está sorprendentemente bien desarrollado.
Si tuviéramos que hablar del "intelectual de los mares", el titulo recaería en el mayor de los delfines, la orca. Este animal ha fascinado siempre a los marinos y a los balleneros.

Antes de disponer de barcos modernos y de cañones arponeros, le consideraban demasiado listo como para pensar en inscribirle en su lista de trofeos.

Le llamaban "La ballena asesina", y sabían que no podían acercarse a ella. Las orcas aprenden muy rápidamente; por ejemplo, a reconocer los barcos de los hombres: si ven un cañón en la proa del barco, huyen.

La inteligencia de los cetáceos parece ser un hecho real, a pesar de algunas observaciones que pueden inclinar a algunos científicos a mantener la opinión contraria.




Su fisiología

Posee una epidermis elástica y una dermis musculosa y flexible como ninguna, la piel del delfín tiene una estructura comparable a la de un colchón de agua: se hunde y eleva en función de las presiones percibidas por sus papilas cutáneas, adaptándose al flujo de agua que envuelve su cuerpo, el cual al deformarse disminuye la turbulencia.

Poseen una gran aptitud para el buceo, es imposible que el hombre descienda tan hondo como los delfines. Para lograr esto ellos modificaron su sistema cardiorrespiratorio. El delfín aumentó su caudal sanguíneo y su concentración de hemoglobina, pudiendo así fijar un máximo de oxígeno antes de sumergirse.

Además, sus increíbles venas y arterias de geometría variable, logran cortar la irrigación de los intestinos, el estómago, los riñones y los músculos, que deben quedar con su asignada reserva, privilegiando la oxigenación del cerebro y del corazón. Para soportar la presión del agua, los pulmones del delfín tienen unos anillos de cartílago que impiden que se aplasten.

La descompresión obliga a los humanos que bucean a ascender a la superficie por etapas, para dar tiempo al nitrógeno de la sangre a desparramarse por los tejidos y con ello evitar la temible embolia. Pero este delicado proceso tiene al delfín sin cuidado: sube muy rápido y no le ocurre nada, y éste es otro gran misterio para la ciencia.

Clasificación

Generalmente se considera a los cetáceos más grandes como ballenas y a los más pequeños como delfines, pero algunas "ballenas" son más pequeños que los llamados "delfines" más grandes. Ocurren muchos errores al intentar buscar un nombre común adecuado; por ejemplo, las mal llamadas orcas o ballenas asesinas, ni son ballenas (pertenecen a los delfínidos) ni asesinas.

Los cetáceos en general se dividen en dos grandes grupos: los odontocetos (los que poseen dientes, como los delfines) y los misticetos (los que poseen barbas). Así, las 70 especies de cetáceos se dividen en 11 misticetos y 70 odontocetos.


Pero a nosotros nos interesan los Odontocetos. Poseen un solo aventador y se alimentan de peces y cefalópodos, y algunos pocos de crustáceos y mamíferos marinos. Algunos tienen hasta 250 dientes mientras que otros tienen dos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yober

avatar

Mensajes : 37
Puntos : 84
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: los delfines   Miér Jul 07, 2010 5:28 pm

el tema esta muy bueno
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: los delfines   

Volver arriba Ir abajo
 
los delfines
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Tradiciòn??
» Asi iba yo por delfines
» Delfines en los acantilados de la Sierra de Gádor - Almeria
» Delfines 2016

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
TEMAS DE IMPORTANCIA MUNDIAL :: Tu primera categoría :: Cambio Climatico y Soluciones-
Cambiar a: